Ahora que estamos en verano muchas personas se deciden entre ya el clásico playa o montaña, aunque para aquellos que elijan estar lejos de aguas saladas y sombrillas por tiendas de campaña y ropas de abrigo saben que dormir en altitud es diferente a hacerlo sobre el nivel del mar o sobre poca elevación.

¿Por qué es diferente?

Algunos deportistas como los corredores de trekking o iroman o los escaladores de grandes picos entrenan lo que se llama hipoxia que no es otra cosa que la adaptación a grandes altitudes para evitar el conocido mal de altura. Al subir más sobre el nivel del mar existe mayor cantidad de CO2 y menos cantidad de oxígeno, por lo que a la hora de dormir, esto también lo notaremos de forma que a veces, tengamos un ligero dolor de cabeza los primeros días por el tema de la adaptación. Seguro que si te gusta el fútbol, más de una vez habrás visto que jugar en La Paz, capital de Bolivia, se hace muy complicado para el resto de selecciones que van como visitantes,  incluso teniendo que utilizar bombonas de oxígeno.

“Esto es porque la La Paz se encuentra a 3250 metros sobre el nivel del mar y al hacer deporte a tal altitud el cuerpo de los futbolistas no están acostumbrados”

El descanso en altitud es diferente

Al ya mencionado dolor de cabeza se suman los problemas de dormir en sitios más incómodos, si, por ejemplo, estás escalando algún pico y duermes en saco y tienda de campaña tu descanso no será igual que dormir en una cama con un buen colchón.

Además el dormir a una altitud superior, ayuda a que tengamos siempre un sueño más ligero incluso a veces, dificultad para dormir. Aunque esto suceda, no es recomendable utilizar pastillas o fármacos que favorezcan el sueño, ya que al dormir los ritmos y constantes vitales se reducen y si, se relaja el cuerpo con alguna pastilla puedes forzar una apnea del sueño. Al respirar de forma lenta, el corazón irá también a menos pulsaciones y por ende, bombeará menos sangre de forma que te llegará menos además de que también te llegará menos oxígeno.

altitud 2

El descanso en altitud es algo que necesita su proceso de adaptación por eso  muchas personas utilizan entrenamiento para ello, incluso optando por ir a cámaras hiper báricas para acostumbrar su cuerpo a una mayor presión y a menos oxígeno.

Como resumen, decir que dormir en altitud es algo que al principio, nos costará porque nuestro cuerpo no está acostumbrado. También comentar que no es recomendable el utilizar fármacos para favorecer el sueño porque esto puede causar mal de altura.

¿Eres un aventurero y quieres contarnos tu experiencia durmiendo a grandes altitudes? Puedes dejar un comentario debajo de este post o comentarlo por nuestras redes sociales.

Ventajas de comprar en Colchón Exprés

Pruébalo

100 días para probar tu colchón

Financiación

Hasta 40 meses sin intereses

Entrega Exprés

En menos de 24h/72h

Transporte Gratis*

En toda la península

Todo lo que necesitas

Hasta el 60%

Colchones

Hasta el 30%

Somieres

Hasta el 50%

Canapes

Hasta el 10%

Almohadas

Suscríbete a nuestro boletín
91 677 69 46

Pin It on Pinterest