¿Qué es un futón?

El futón es lo que tradicionalmente se ha utilizado en Japón para dormir durante siglos, lo que ellos consideran su cama. Son colchones muy bajos fabricados en algodón y que se ponen directamente sobre el tatami, que hace la función de somier. Están ideados para resultar ligeros y portátiles y así poder ser guardados durante el día.

Las partes de un futón tradicional

Shikibuton

Es el equivalente a nuestro colchón, normalmente uno o dos son puestos directamente sobre el suelo.

Shiki proviene de la palabra hiku que significa tumbarse que añadido a futon (ahora se pronuncia como buton) forman la palabra shikibuton.

Normalmente se compone de una o dos colchonetas; suelen tener unos  5 centímetros de grosor. Tradicionalmente estaban hechos de algodón o lana de bola, lo que proporcionaba un soporte firme, en ocasiones demasiado; hoy en día se han incorporado materiales sintéticos.

Kakebuton

Se trata de una colcha gruesa, también hecha completamente de algodón y que en ocasiones se sustituye por un mofu, que es una manta más delgada para los meses más cálidos.

Makura

Es lo que en occidente se conoce como almohada. Se llena tradicionalmente de paja de trigo sarraceno o frijoles, aunque en la actualidad se utilizan pequeñas bolas de plástico para rellenarlas.

Usos actuales del futón

En Japón

Cada vez son más los japoneses que duermen en camas convencionales con colchones como los occidentales, pero los futones siguen siendo de gran utilidad como camas para huéspedes, gracias a la facilidad de ser enrollados y guardados ocupando poco espacio. También las personas que viven en apartamentos pequeños encuentran cómoda esta forma de dormir, ya que les permite dejar ese espacio libre durante el día.

En Occidente

Gracias al gusto por la estética japonesa, el futón se ha adaptado a las necesidades y preferencias occidentales. Se utilizan estructuras ligeramente elevadas en lugar del tatami, que resulta demasiado bajo en casi todas las ocasiones. A estas estructuras, se les añaden somieres de láminas que garantizan la ventilación del futón.

Los futones utilizados en occidente son más gruesos que los tradicionales, entre 10 y 15 centímetros e incorporan materiales sintéticos como el látex natural o la espuma viscoelástica, obteniendo un soporte más blando, indeformable y con una vida útil mayor.

Ergonómicamente, el futón tradicional puede resultar incómodo para personas con dolencias de espalda, sobre todo si se va a pasar en uno de ellos toda la noche. Por ello, las asociaciones de fisioterapeutas de todo el mundo, consideran que los colchones occidentales de firmeza media, son los que por regla general, mejor se adaptan a las necesidades de descanso de la mayoría de los durmientes. Si quieres echar un vistazo a nuestra gama de colchones de firmeza media, te recomendamos que hagas clic aquí

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra : Politica de cookies
x