¿Cuándo usar una almohada cervical?

El uso de una almohada cervical se está incrementando, debido a una mayor concienciación del especial cuidado que debemos dar a esta parte de nuestro cuerpo que tanta tensión soporta durante la jornada diaria. Por lo general, la almohada suele ser una gran olvidada a la hora de completar el equipo de descanso, y lo cierto es que es una pieza fundamental que puede hacer que el descanso sea mejor o mucho peor. Hoy en día existen diferentes almohadas pensadas para distintos usuarios, diferentes situaciones y formas de dormir; materiales innovadores o clásicos, alturas variables, diferentes firmezas... todo está pensado para que cada usuario encuentre su almohada ideal.

Entre todas esas almohadas disponibles se encuentran las almohadas cervicales, especialmente indicadas para cuidar la zona del cuello y mejorar problemas leves. Pero, ¿cuándo usar una almohada cervical?

Cuándo ayuda una almohada cervical

Ninguna almohada por si solo va a hacer que los problemas cervicales desaparezcan, pero sí van a ayudar a relajar la zona de forma que esté más decansada y menos tensa por la mañana. Siempre ante una dolencia lo adecuado es acudir al médico o al especialista para descartar otros problemas.

Dolores crónicos cervicales

Las almohadas cervicales sujetan la zona del cuello proporcionando un soporte suave y un apoyo óptimo, lo que ayuda a liberar tensiones y a relajar la zona.

Tras un accidente

Tras un traumatismo de cuello puede ser recomendable el uso de una almohada cervical ya que puede ayudar a reducir contracturas y a mantener una posición adecuada.

Personas que roncan

Los ronquidos generalmente se deben a una posición inadecuada del cuello y la cabeza al dormir, y las almohadas cervicales pueden ayudar en este sentido, beneficiando al usuario y a la persona que duerme al lado.

Apnea del sueño

Son muchos los motivos que pueden causar apnea del sueño, uno de ellos es una almohada inadecuada. Al igual que con los roquidos una almohada cervical puede ayudar a disminuir o incluso eliminar los episodios de apnea.

La forma correcta de usar una almohada cervical

Por muy buena que sea una almohada, si no es la adecuada a las medidas del usuario o no se utiliza de forma correcta, no se obtendrá ningún beneficio. Hay que buscar almohadas sin rellenos que puedan desplazase, éstas han de ser uniformes y dar un soprte igual en su superficie.

Para saber si una almohada tiene la medida adecuada, estando de costado con la cabeza apoyada en la almohada, cabeza y cuello deberían estar alineados con una postura similar a la que tienen estando de pie. Boca arriba, la cabeza debe descansar en la almohada en su totalidad mientras que los hombros tienen que estar apoyados sobre el colchón.

Elegir una almohada cervical

Para elegir la almohada correcta, lo mejor es siempre acudir a un especialista en descanso que podrá ofrecer las distintas posibilidades adaptables a cada caso concreto.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra : Politica de cookies
x