A medida que el invierno se acerca y las temperaturas bajan nos vamos abrigando cada vez más a la hora de dormir. No hay mejor sensación que estar en la cama arropado calentito. Pero cuando nos pasamos arropándonos, nos despertamos en medio de la noche empapados en sudor y con frio, esto es lo que conocemos como sudores nocturnos.

Los sudores nocturnos son un problema bastante incomodo para aquellos que lo sufren, no solo te levantas empapado en sudor y con posible tiritona, sino que también te encuentras con las sabanas empapadas y pegajosas. Puede resultar obvio pero en muchos casos la temperatura del lugar de descanso está por encima de los 21º  algo poco recomendable no solo para evitar sudoración excesiva sino también gran parte de resfriados. Lo ideal para un descanso saludable es mantener la calefacción del dormitorio entre 18º y 21º evitando los cambios bruscos de temperatura

Si sufres de este problema, lo primero que debes hacer es acudir a un especialista que determine a que puede ser debido, ya que aunque la causas más comunes son:

  • Exceso de abrigo. Generalmente al meternos en la cama abusamos de abrigo hasta que la temperatura se ajusta, pero a lo largo de la noche el calor interno se incrementa en exceso, produciendo que sudemos y que nos desabriguemos al mismo tiempo.
  • Calores pos-embarazo. Los múltiples cambios hormonales que sufren las mujeres después de un embarazo les pueden producir cambios bruscos de temperatura.
  • Menopausia.  Al igual que durante el pos-embarazo, las mujeres que sufren de menopausia sufren desequilibrios hormonales.
  • También pueden ser debidos a problemas mas graves como enfermedades crónicas o infecciones para lo cual es recomendable visitar a tu médico.

Para las causas más comunes de los sudores hay muchos pequeños trucos que pueden ayudarnos a superarlos o por lo menos aliviar los síntomas:

  • Antes de nada comprobar que la temperatura del dormitorio está entre 18º y  21º centígrados
  • Una dieta saludable rica en amino ácidos.
  • Hacer deporte regularmente.
  • El consumo de infusiones  o productos basados en soja.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Tratamientos alternativos como la acupuntura han demostrado ser bastante eficientes.
  • Dormir en colchones  y almohadas de alta transpiración y con materiales termo-reguladores.
  • Algunas informaciones también argumentan que el uso de ropa de cama de base natural como el tencel pueden mejorar los efectos gracias a su gran capacidad de absorción y evaporación de la humedad

Y aunque no sufras de sudores nocturnos la verdad es que es bastante sorprendente como ciertos cambios en los hábitos alimentarios y en los materiales que empleamos en nuestros dormitorios pueden mejorar nuestra calidad de sueño.

Si padeces de sudores nocturnos te aconsejamos el mejor colchón en control de temperaura:

colchon termalfresh

Colchón viscoelástica Ingravity Termalfresh

Gracias a su tecnología Termalfresh de microcápsulas consigue mantener una temperatura media entre los 28º y 30º durante la noche consiguiendo así un descanso continuo y reparador evitando los cambios bruscos de temperatura.

Ventajas de comprar en Colchón Exprés

Pruébalo

100 días para probar tu colchón

Financiación

Hasta 40 meses sin intereses

Entrega Exprés

En menos de 24h/72h

Transporte Gratis*

En toda la península

Todo lo que necesitas

Hasta el 60%

Colchones

Hasta el 30%

Somieres

Hasta el 50%

Canapes

Hasta el 10%

Almohadas

Suscríbete a nuestro boletín
91 677 69 46

Pin It on Pinterest