España esta perdiendo el sueño cada vez más.

Hoy en día, en la era tecnológica, tenemos acceso a todo las 24 horas del día. Las multitud de actividades, y la expectación de que siempre podemos hacer más, nos esta llevando a un estado de privación del sueño.

Esto no quiere decir que no podamos adaptarnos a esta situación, de echo, cada uno de nosotros tiene necesidades diferentes de sueño que varia a lo largo de nuestra vida. En la vuelta al cole, más especialmente que nunca, debemos estar atentos a las necesidades que nuestros hijos tienen de sueño.

Algunos solo necesitan unas 5 horas de sueño mientras otros no pueden descansar con menos de 9, por eso es muy difícil que los padres determinen cuanto necesita cada hijo.

Según los expertos los niños más pequeños necesitan mucha más cantidad de sueño, y si no duermen lo suficiente, pueden desarrollar problemas de concentración, volverse irascibles y distraídos. La vuelta al cole, suele provocar nervios, y además los niños están acostumbrados a dormir sin horarios, con ello surgen los problemas para conseguir dormir bien. Lo más aconsejable es ir planificando un horario poco a poco unos días antes del comienzo del colegio y asegurarse de tener una superficie de descanso adecuada a sus necesidades de descanso.

En los adolescentes, la falta de sueño hace que aumente los actos impulsivos y la conducta reprochable. En estas edades es cuando los jóvenes necesitan más horas de sueño y los padres no son el ejemplo a seguir ya que que a partir de los 40 se suele reducir las horas de descanso.

Lo peor que puede hacer un padre con un hijos adolescentes es gritar y enfadarse cuando se quedan dormidos a todas horas. Lo mejor que se puede hacer, es sentarse y planificar juntos unos horarios donde se consiga que cumplan con sus responsabilidades sin restar horas de sueño.

Cuando se llega a la universidad, todo es un problema mayor. En la mayoría de los casos están solos y tienen que ser lo suficientemente responsables. Las residencias de estudiantes, que combinan universitarios con horarios muy diferentes de sueño, junto con la vida social, los requerimientos académicos y en algunos caso hasta trabajo, hacen muy difícil conseguir el sueño. Lo peor de todo es que la calidad de de descanso que obtengan esta relacionada directamente con su rendimiento académico. La falta de sueño también genera falta de concentración, impulso a realizar actividades de mayor riesgo, y un sistema inmunológico más débil. Por ello importante darles una buena educación en el descanso desde pequeños que entiendan la importancia del descanso y obtengan este hábito al igual que se le trasmite otros como lavarse los dientes o cruzar la calle.

Durante la época de exámenes es normal que los estudiantes se encuentren en periodos con falta de sueño, pero una semana o dos no son un problema, siempre y cuando uno sea consciente que ese sueño hay que recuperar lo. El problema es cuando la falta de sueño es un hábito continuo. En estos caso se han llegado a detectar casos de depresión y ansiedad.

Para mejorar los hábitos de sueño que luego nos marcaran en nuestra etapa adulta, lo mejor es planificar horarios lo mejor posible, y recuperar el sueño perdido en las épocas que nos exigen un mayor esfuerzo. Conseguir sueño de calidad, creando un ambiente relajante en la habitación y sobre todo utilizando un colchón que lo garantice acorde a las necesidades de cada persona.

Ventajas de comprar en Colchón Exprés

Pruébalo

100 días para probar tu colchón

Financiación

Hasta 40 meses sin intereses

Entrega Exprés

En menos de 24h/72h

Transporte Gratis*

En toda la península

Todo lo que necesitas

Hasta el 60%

Colchones

Hasta el 30%

Somieres

Hasta el 50%

Canapes

Hasta el 10%

Almohadas

Suscríbete a nuestro boletín
91 677 69 46

Pin It on Pinterest